Los niños se animan a intentar muchas cosas, pero pueden sentirse decepcionados si no sale todo como esperaban. Cuando aprenden a controlar sus emociones, se frustrarán menos cuando cometan errores.

Use estos consejos si observa que los niños se frustran cuando cometen errores:

  • Asegúreles que los errores son parte del proceso de aprender y que todo el mundo comete errores, ¡hasta usted mismo!
  • Recuerde a los niños que la práctica hace la perfección. Conversen sobre otras cosas que perfeccionaron después de practicarlas.
  • Déles a los niños un nombre de súper-héroe y hágales saber que ellos mismos tienen el poder de resolver las cosas. Cuando se frustren después de cometer un error, dígales: “Esto parece ser un trabajo para (insertar su nombre de súper-héroe)!”.
  • Cuando enfrente sus propios errores, trate de controlar sus emociones. Deje que los niños lo escuchen decir: “Primero haré esto, luego haré”.