Desde el momento en que nacen, los niños son pequeños científicos, constantemente observando e interactuando con el mundo a su alrededor. Usando los cinco sentidos, (la vista, el olfato, el tacto, el sabor, y el oído), recogen información y aprenden de su entorno. Considere usar las actividades a continuación para ayudar a los niños a explorar y aprender a través de los sentidos:

  • Jabón espumoso: ¡Aproveche la hora del baño para aprender y experimentar con los sentidos! Enjabone a los niños y observen las burbujas que se forman. Invite a los niños a sentir cómo el jabón hace la piel resbalosa mientras observan las burbujas: ¿son grandes o pequeñas, transparentes (claras) u opacas (nublosas)?
  • Ollas y sartenes musicales: Saque una olla, un sartén y una cuchara. Juntos, ¡experimenten con el sonido mientras componen un ritmo musical! Escuchen mientras tocan el “tambor” suavemente y luego más fuerte con la cuchara o la mano! Fíjense en los distintos sonidos que se producen con la olla y el sartén.
  • Descubrimiento frutoso: ¡La hora de la merienda es una excelente oportunidad para probar las papilas gustativas! Ofrézcales a los niños pedazos de fruta (bananos o manzanas) e invítelos a olfatearlos antes de probarlos. Comparen el sabor dulce y la textura blanda del banano con el sabor agrio y la textura crujiente de la manzana.
  • Las maravillas del agua: ¡Use los sentidos mientras experimentan con el agua! Busquen tres tazas de plástico. Llene una con agua fría, otra con agua tibia (no muy caliente), y otra con un cubo de hielo. Explíqueles a los niños que las tazas contienen agua en distintas temperaturas. Anime a los niños a meter la mano en cada taza. ¿Cómo se siente? ¿Qué ocurre si se traspasa el agua de una taza a otra?