Medir 
Los niños pueden ayudar a medir ingredientes mientras los adultos cocinan. Al medir los ingredientes, los adultos pueden usar palabras, tales como “lleno”, “vacío”, “más de” y “menos de”.

Partes de un todo 
Al compartir un emparedado, diga: “Corto el emparedado por la mitad para que a cada uno nos toque un trozo”. Junte los dos trozos para recordar a los niños que forman un emparedado entero. Vuelva a cortar a la mitad las mitades del emparedado y pregunte: “¿Cuántos trozos tengo ahora?”.

Contar cantidades 
Deles alimentos a todos, tales como pretzels o galletas saladas. Pida a los niños que cuenten los alimentos que les repartió. ¿Recibieron todos una cantidad igual, o sea,  la misma cantidad? ¿Cuántos trozos tendrías que sustraer de cada pila para que todas fueran iguales?

Figuras tridimensionales
Deles a los niños envases vacíos y cerrados de café o avena para ayudarlos a descubrir la forma de un cilindro. Cuente las dos bases (la superficie de arriba y de abajo). Señale las bases con forma de círculo. Exploren muchas maneras de usar un cilindro. ¿Rueda? ¿Cómo podrían usar los niños la parte de arriba o de abajo de un cilindro?

¡A comer!
Un niño que ayuda en la cocina tiene el derecho a decir que la preparó en parte. Cuando prepare comidas con los niños, hablen sobre los sabores, aromas y texturas para enriquecer su vocabulario con palabras, tales como  “picante” y “crujiente”. Permita que los niños sean  “asistentes de chef” y déjelos que revuelvan, viertan y laven verduras.  Al seguir instrucciones para medir y contar, mejorarán sus destrezas matemáticas y auditivas. Y observar lo que pasa con los alimentos cuando se cocinan y se enfrían ¡es parte de las ciencias!