A los niños les encanta jugar, en cualquier momento, en cualquier lugar y con cualquier cosa. Mientras juegan, ellos exploran el mundo que los rodea y practican habilidades importantes cruciales para el desarrollo del cerebro. Los adultos también se benefician del juego. La risa ayuda a reducir el estrés y fortalecer los lazos familiares. Las rutinas interrumpidas y muchos cambios hacen que el tiempo de juego sea aún más importante para todos en la familia. Jugar juntos alza la moral de todos, y crea recuerdos preciosos en un momento estresante. Explore las ideas de estudiar de forma divertida en este paquete.

  1. 1
    Interactivo

    -Aprender al jugar-

    Lanzar Aprender al jugar

    Pasar más tiempo de lo normal adentro lo hace pensar: “¿Qué hacemos ahora?”. Afortunadamente, hay muchas formas de un aprendizaje divertido en sus rutinas de “por ahora”. Explore este interactivo para generar ideas. De las cinco opciones en la pantalla principal, seleccione el tiempo o la situación que se ajuste al momento. Mire las sugerencias de juegos. Puede pulsar “por qué es importante” para conocer sus beneficios de aprendizaje. Inténtelo o pulse “más juegos” a la izquierda para una nueva idea.

  2. 2
    Cuentos

    -Juego de palabras-

    Lanzar Word Play

    La lectura también puede ser divertida. La hora del recreo y los cuentos son buenos momentos para hablar con los niños y desarrollar vocabulario. Elija uno de los cuentos interactivos. Cuando se los lea resalte y explique las nuevas palabras de vocabulario. Al terminar de leer, podrían representar algunas de las escenas y pretender ser monstruos de nieve o detectives de juegos. Usted podría:

    • Preguntar qué sucederá después. Ayude a los niños a pensar y a predecir lo que sucederá.
    • Hacer dibujos de nuevas palabras de vocabulario para crear un banco visual de palabras.
    • Usar objetos domésticos como accesorios para crear usos no tradicionales o mágicos para ellos.
    • Intercambiar roles para fomentar la flexibilidad de pensamiento.
  3. 3
    Artículos

    -El juego dramático-

    ¡Es posible jugar sin juguetes! Los niños empiezan a hacer juegos de fantasía alrededor de los dos años de edad. Pueden fingir que un bloque es su casa, o que la cocina es su restaurante. El juego dramático ayuda a los niños a usar su imaginación y desarrollar la creatividad. Cuando asumen roles (como ser doctor, maestra, mamá, papá u otros) los niños también aprenden el propósito de los trabajos de las personas en su barrio y en su entorno.

    A medida que crecen (entre las edades de cuatro a seis años), empiezan a hacer juegos de simulación con sus hermanos o compañeros. Cuando cambian de rol y crean cuentos juntos, desarrollan las habilidades del lenguaje, además de la capacidad de compartir, turnarse y colaborar.

    Las siguientes son sugerencias de escenas para simular:

    • Acampar Haga una carpa usando una manta y sillas y diga: “¡Finjamos tostar malvaviscos!”. Después, pueden simular meterse en sacos de dormir dentro de la carpa.
    • Espacio sideral Túrnense para volar en una nave espacial y caminar sobre la luna. Dígales que observen por la ventanilla de su nave espacial. Pregúnteles: “¿Qué ven en el cielo?”.
    • Restaurante Desarrolle las habilidades de la memoria turnándose para hacer pedidos, e inventen recetas deliciosas para preparar. Pregunte a los niños: “¿Qué ingredientes necesitamos? ¿Qué utensilios podemos usar para cocinar?”. Finjan usar ollas, sartenes y herramientas de cocina para juntos crear una comida especial.
    • Jardinería Conversen sobre las frutas y las verduras que quieren sembrar. Luego, finjan cavar la tierra, esparcir las semillas, taparlas y regarlas. ¿A qué altura crecerán las plantas?
    • La hora del baño Finjan lavar una muñeca o un peluche. Nombren las partes del cuerpo que lavan, y luego sequen y vistan a la muñeca. Pregunte a los niños qué otras cosas pueden hacer para cuidar la muñeca y que simulen hacerlas.
  4. 4
    Imprimible

    -Aprender al jugar Tarjetas de actividades –

    Descargar imprimible

    Hay maneras sencillas para convertir las rutinas diarias en experiencias de aprendizaje basadas en el juego. Use estas tarjetas como semillas de ideas para jugar.

    ¿No tiene una impresora? No hay problema. Tome una hoja de papel y algo con que escribir. Recorte la página en cuadrados o tiras pequeñas y anote actividades divertidas que se adapten a su familia. Luego, pida a los niños que los decoren. Finalmente, ponga todas las actividades en una taza. Durante el día dibujen una tarjeta de actividad y jueguen la idea.