Estirar el presupuesto para alimentar a la familia o no tener suficientes alimentos para todos puede ser abrumador, pero hay organizaciones que prestan ayuda.

  • La National WIC Association (NWA, por sus siglas en inglés) está formada por miles de agencias locales y estatales que ofrecen alimentos nutritivos, educación sobre nutrición y amamantamiento, referencias a servicios sociales y de salud para madres y niños pequeños que participan en el programa WIC. Visite nwica.org.
  • El Supplemental Nutrition Assistance Program (SNAP, por sus siglas en inglés) es el programa federal que ofrece cupones de alimentos. Visite fns.usda.gov/snap.
  • Feeding America es la organización más grande del país dedicada a aliviar el hambre a nivel doméstico; cuenta con una red de bancos de alimentos que proveen ayuda alimentaria a aquellos que la necesitan. Visite feedingamerica.org.
  • Los programas que forman parte de Meals on Wheels Association of America proveen alimentación a personas de 60 años o mayores y a quienes lo necesiten. Visite mowaa.org.
  • El National School Lunch Program, ofrece almuerzos gratis o a menor costo a niños matriculados en grados Kindergarten a 12. Algunas escuelas también sirven desayuno, meriendas para después de la escuela, frutas y vegetales frescos y comidas en el verano. Pregunte sobre este servicio a alguien en la escuela de su niño o visite fns.usda.gov/cnd.

Además de conseguir ayuda, es importante que las familias conversen sobre la comida. Los niños pueden preocuparse o sentirse ansiosos si los alimentos escasean a veces; sin embargo, escuchar y hablar abiertamente sobre la situación puede reasegurarlos y ayudar a las familias a encontrar soluciones en conjunto. Los adultos deben tener en cuenta de que este es un tema difícil y que es aceptable no tener todas las respuestas.