Por Tiffany Eve Lawrence 

Cada año, el mes de abril se reserva como el Mes del niño militar. Se reconoce el papel único que tienen y los desafíos específicos que superan como miembros de familias militares. 

Debido a todo lo que viven los niños militares, una palabra común que se usa para describirlos es resiliente. Ese estilo de vida les enseña muy pronto que el cambio es recurrente en sus vidas, y ellos aprenden a adaptarse. Pero en lugar de hablar de su capacidad de recuperación, centrémonos en sus necesidades, especialmente cuando se trata de cómo el racismo y los prejuicios pueden afectar su mundo. 

Los grupos BIPOC son menos de la mitad de las fuerzas armadas en servicio activo, alrededor del 40%. Estas familias notan la expresión de confusión en los rostros de los niños cuando se dan cuenta de que los que tienen la misma apariencia física de ellos han sido irrespetados o tratados de manera poco amable e injusta. Es una reacción natural querer proteger a los niños de esta realidad. Ese instinto es normal, y puede ser una herramienta de equilibrio para recordar que al hablar del tema con los niños, debemos proteger su salud emocional y mental. Dos áreas importantes para tratar en casa son las afirmaciones y el cuidado personal. 

Afirmar la identidad propia 

El propósito de afirmar la identidad del niño es validar su existencia. Los niños militares son siempre los niños nuevos en la cuadra, por lo que encajar y encontrar amigos puede ser difícil. Deben saber que el mérito de ellos no depende de la opinión de otra persona y que merecen ser reconocidos, amados y sentirse protegidos. Presentamos algunos ejemplos de afirmaciones cotidianas: 

Afirmaciones verbales

  • «Los niños militares viven muchas aventuras».
  • «No hay nadie en este mundo como tú».
  • «El color de tu piel es hermoso».
  • «Puede que seas nuevo aquí, pero cualquier amigo tiene suerte de tenerte en su vida».
  • “Si alguien dice algo malo de ti, está equivocado. Recuerda siempre lo genial que eres y que este mundo te necesita».

Acciones afirmativas

  • Sus abrazos diarios ayudan mucho.
  • Recuérdeles que escucha cómo se sienten y qué piensan.
  • Coloque en la casa más ilustraciones hermosas de su cultura.

Prácticas sencillas de cuidado personal 

El cuidado personal tiene como objetivo hacer algo que les brinde alegría a sus niños, para que el peso y el trauma del racismo no afecten su salud mental. Las siguientes son algunas ideas. 

  • Dar un paseo juntos
  • Hacer yoga en familia
  • Tener una noche familiar para hacer sus cosas favoritas (cine, juegos, colorear, etc.)
  • Tener un día de spa para niños: pintarse las uñas, hacerse tratamientos faciales y poner música relajante
  • Bailar con música que refleje la alegría de su cultura
  • Colorear juntos
  • Hacer del hogar un lugar feliz  

Enseñarles a los niños lo importante y valorados que ellos son, es una herramienta poderosa para luchar contra el racismo. 

 

Tiffany Eve Lawrence es una periodista que lleva varios años escribiendo profesionalmente. Tiene una forma única de analizar temas que pueden resultar incómodos y que van desde la crianza de los niños hasta la salud mental y los problemas sociales. Sus vínculos con las Fuerzas Armadas, como esposa de la Infantería de Marina, la colocan en una posición central para dar a conocer historias sobre cómo son afectados los que prestan servicio militar. Los artículos periodísticos y ensayos de Tiffany se pueden encontrar en línea y en forma impresa en varias publicaciones como Parents, Gamour, Romper, Courier Newsroom, Military Family Magazine y muchas más. www.bytiffanyeve.com