Descargar imprimible

  1. Lean juntos el poema en un área con mucho espacio para moverse. Cada vez que llegue a una palabra de acción, pida a los niños que la repitan como un eco y que después hagan el movimiento (cuando usted diga: “Podemos girar,” ellos dicen en eco: “¡Girar!” mientras giran su cuerpo).
  1. Pronuncie con voz más fuerte palabras de acción como “brincar.” Susurre las palabras más calmadas como “sentarnos” para que los niños sientan la diferencia entre moverse activamente y calmarse.
  1. Recite el poema mientras van de un cuarto a otro o de un lado del parque de juegos al otro. Cuando lleguen al final de poema, siéntense dondequiera que se encuentren, susurren y respiren… antes de ¡empezar a moverse otra vez!
  1. Invente con los niños su propia versión del poema. Pregúnteles cuáles son algunos de sus movimientos favoritos y úselos para completar los espacios en blanco. Ahora tendrán dos poemas divertidos ¡para moverse juntos!